Los niños pueden dejar los pañales a temprana edad

Los niños pueden dejar los pañales a temprana edad

Queremos informarles, que los niños pueden dejar los pañales a temprana edad, es solo cuestión de estimularlos y hacerles comprender con hechos y ejemplos palpables, que lo normal es que los desechos corporales se depositen en el sitio adecuado por razones de higiene para ellos. Aunque los adultos tendrán otras razones como la economía por ejemplo, pero esto no es problema del bebé.

Hay niños que acostumbran a dejar los pañales muy tardíamente, puede ser por la flojera de avisar que lo lleven al baño. O simplemente porque sus padres o cuidadores no tienen la suficiente experiencia para ayudarlos a tomar la iniciativa de ir al baño en lugar de hacer sus necesidades en el pañal.

Existen pañales de tela de marcas muy reconocidas que pueden ser anti alérgicos y hasta con diseños muy preciosos, pero siempre existirá la inconveniencia de tener que lavarlos. Otra opción es utilizar pañales desechables que los hay en todas las medidas y para todas las edades, con capacidad de absorción de mayor o menor durabilidad.

Los hay para uso diurno y los de uso nocturno que son doblemente permeables. También hay modelos con sistemas de broches y otros con sistema ajustable de bandas adhesivas.  En caso de pañales desechables, debemos tomar en cuenta que los paquetes vienen en presentaciones de seis, doce, treinta o cuarenta y ocho unidades generalmente y que a mayor cantidad el precio unitario es menor.

 

¿Cómo ayudar a los niños a dejar los pañales?

Los consejos que te vamos a dar, son aplicables solo para niños que ya hayan cumplido por lo menos un añito. Una de las maneras es por medio del hábito de sentarlos siempre a una misma hora en una bacinilla de plástico, que las hay en muchos colores y modelos atractivos para el bebé.

 

Hay bacinillas con forma de carrito, inclusive con ruedas y volante, otras imitan a un “wáter closet” con tapa igual a la de los adultos, las hay con formas de animales y otros con tableros con cornetas  y campanas para hacer ruidos alusivos al éxito de haber cumplido el objetivo.

Haciendo esto periódicamente al menos dos veces al día, el niño se acostumbrará a hacer sus deposiciones de una manera agradable. Debes hacer ésta terapia en forma de una actividad recreativa, nunca lo obligues para que no le tome aversión a la bacinilla, si no te funciona con él, prueba a hacerlo con un niño más grande que te sirva de modelo y quien será un excelente colaborador.

Después de lograr que lo haga por primera vez, te habrás anotado un éxito seguro. Acto seguido aplaude, bésalo, felicítalo y prémialo con una galletita o dándole ese juguetito que tanto le gusta. Procede a su limpieza y a la de la bacinilla dejándole participar al menos visualmente y guárdala donde no la pueda alcanzar.

Nunca permitas que use la bacinilla para otra cosa que no sea para defecar, de ésta manera él te avisará cuando tenga ganas ya que de ésta forma, podrá disfrutar del placer de jugar al mismo tiempo que defeca que es otro placer y además sabe que será mimado, premiado y felicitado.